Archivo de la categoría: Política Pública

El New York Times y The Economist denuncian como monopolios a los grandes de Internet

La demanda de los medios periodísticos comienza a hacer ruido. The New York Times primero y The Economist después han lanzado el reclamo de denunciar como monopolios a los grandes actores de Internet. En particular, los apuntados son Google y Facebook, quienes son los que atrapan el grueso del ingreso publicitario de los medios informativos. Tanto The New York Times como The Economist han publicado sendos artículos en los cuales sostienen que la situación actual de los gigantes de los datos es similar a las compañías petroleras y las telefónicas a comienzos del siglo XX. Por lo tanto, ambos medios recomiendan implementar regulaciones antimonopólicas que supongan eliminar la condición dominante de tales empresas. Las cuestiones que asoman en el horizonte es el daño a la economía (reducción de a competencia) y a la innovación que generan los monopolios. A esto se suma por parte de las empresas la poca transparencia en la comunicación a los usuarios sobre la disponibilidad de los datos que recolectan. Finalmente, aparece en el horizonte el impacto que tienen semejantes empresas sobre el sistema democrático, en particularpor el uso de algoritmos que orientan el tipo de medios y contenidos periodísticos a ser acercados a los ciudadanos. The Economist propone cambiar la lógica delas regulaciones antitrust, ya que las existentes están fundadas en un criterio “industrial” y están desactualizadas. La presión es fuerte. Se vienen meses donde esta tensión entre los productores de contenidos periodísticos y las empresas de Internet se hará más aguda. Este es sólo un incidente más de un conflicto que se vuelve más profundo.

La tapa de The Economist

Expertos en redes: el ágora ateniense, fue

Internet y las redes sociales no serán un ágora idealizado para el libre debate de ideas y la libertad de expresión. Por el contrario, los trolls seguirán intoxicando los espacios, así como el discurso que incita al odio y la violencia. Este es el resultado de una investigación de corte cualitativo desarrollado por Pew Research denominada “The Future of Free Speech, Trolls, Anonimity and Fak News Online“.Una democracia deliberativa está lejos de ser un escenario probable a futuro según la visión de los pensadores y actores del mundo virtual consultados para el trabajo. Algunas conclusiones de la investigación son las siguientes: los trolls y quienes promueven y esparcen el odio son anteriores a Internet y seguirán existiendo; el anonimato en las redes favorece este tipo de acciones; la ráoida expansión de los contenidos en Internet hace difícil el control del discurso agresivo; las compañías teconológicas tienen pocos incentivos para controlar discursos que promueven odio y agresiones; los medios tradicionales han perdido importancia y, en algunos casos, no actúan para evitar este tipo de discurso destructivo; es limitada la posibilidad de encontrar moderadores fundados en inteligencia artificial que promueven un diálogo constructivo en las redes y  bloqueen el destructivo; los trolls pueden saltear cualquier espacio amigable posible; existirá mayor presión para que el Estado actúe y castigue al discurso agresivo y violento; una mayor intervención del Estado podría suponer una restricción a libertad de expresión; la polarización en las redes continuará producto de una compartimentalización ideológica. Algunas de las personalidades consultadas fueron Vint Cerf, Cory Doctorow, Kate Crawford, Marina Gorbis, Richard Stallman, Amy Webb, Jeff Jarvis, David Weinberger, Jamais Cascio y Stephen Downes. Una porción significativa de los entrevistados preirió mantener el anonimato.

Tapa de la revista Time del 18 de agosto de 2016

Murdoch quiere controlar Sky en una jugada dudosa

El magnate de medios Rupert Murdoch ha lanzado una propuesta para que su empresa Fox pase a controlar definitivamente el servicio de televisión paga Sky. Con este movimiento, Murdoch conformaría el mayor conglomerado de medios de Gran Bretaña. El sindicato de periodistas del país, National Union of Journalists, ha advertido que aprobar esta compra afectaría al sistema democrático británico. Al mismo tiempo se pone en duda sobre la movida de Murdoch. En este sentido, Murdoch pasaría a controlar una empresa que está en caída, ya que el negocio de la televisión se ha corrido hacia servicios de streaming como Netflix o Amazon. Por lo tanto, este avance supondría tener que sortear hoy la aprobación de autoridades regulatorias para un negocio que a futuro podría estar lejos de ser redituable. Murdoch preciera que sigue martillando sobre un negocio conocido, pero con menor margen de futuro.

murdoch-fox-sky-2016

La transmisión del fútbol británico, emblema de Sky, está en caída por la competencia del streaming

La Universidad de Bournemouth aporta ideas para analizar el caso Trump

La Universidad de Bournemouth, de Inglaterra, reaccionó rápido frente al torbellino generado por la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. En diez días ofreció una página web donde profesores reconocidos a nivel global ofrecen un breve texto dobre el fenómeno. El trabajo titulado “US Election Analysis 2016. Media, Voters and the Campaign” abre muchas puertas para la reflexión, y es material para futuros papers de congresos, capítulos de libros y, por qué no, libros enteros. Un total de 83 perspectivas multidisciplinarias organizadas en ocho secciones: medios, campaña electoral, políticas públicas, diversidad y división en la sociedad estadounidense, perspectivas externas sobre el fenómeno, campaña electoral digital, cultura popular y populismo, y el futuro que podría devenir a partir del nuevo estado de cosas. Entre quienes publican se destacan, en diferentes campos, BrianMcNair, Jay Rosen, Stephen Reese, Pippa Norris y W. Lance Bennett, por sólo citar algunos.

bournemouth-university-us-election-analysis-2016

Tapa de un trabajo más que interesante

Los medios europeos no son aquello que fueron

Eurobarómetro, un organismo de la Comisión Europea destinado a  medir el estado de opinión pública en el bloque regional, ha publicado un nuevo informe sobre la percepción de los ciudadanos europeos sobre los medios de la región denominado “Pluralidad de medios y democracia” (Media Pluralism and Democracy). A grandes rasgos hay una opinión mayoritaria que los medios ofrecen diversidad de puntos de vista y opinión en sus países. A nivel europeo, un 66% considera que hay diversidad y un 31 % considera que no la hay. Los países mejor favorecidos son Finlandia (85%), Holanda (84%) y Dinamarca (82%). El país peor evaluado por sus ciudadanos al respecto es Grecia (48%).

eurobarometro-2016-diversidad-autonomia-1

Con relación a si los medios en general son independientes frente a presiones políticas y económicas, a nivel europeo un 38% considera que están libres de presiones, mientras que el 57% cree que los medios están afectados por intereses políticos y económicos. Los países mejor posicionados son nuevamente Finlandia (78%) y Holanda y Dinamarca (ambos con 61%). Los países peor posicionados al respecto, esto es,  donde los ciudadanos consideran que los medios no son libres de presiones son Chipre (25%), España (24%) y Grecia (12%).

eurobarometro-2016-diversidad-autonomia-2

En cuanto a los medios públicos, aparece aquí una señal de alerta frente a la autonomía que en muchos países europeos tienen este tipo de medios. A nivel europeo, un  33% considera que los medios públicos están libres de presiones, mientras que un 60% considera que no lo están. Esto es, los medios públicos son percibidos como menos libres de presiones que el conjunto de los tipos de medios. Los países donde los medios públicos son mejor percibidos son Finlandia (65%), Suecia, Holanda (ambos con 55%), Dinamarca (54%), Alemania , Eslovaquia (ambos con 50%) y Portugal (47%). Los países donde los medios públicos son vistos como con menor libertad frente a las presiones políticas y económicas son España (20%), Francia (16%) y Grecia (9%). Curioso que no aparezca el caso de la BBC entre los destacados, lo cual habla de una caída de la percepción de los británicos acerca de su sistema de medios público.

eurobarometro-2016-diversidad-autonomia-3

En cuanto a los soportes, la radio es considerada como el medio que ofrece información más confiable (66%) , seguida por los diarios – en versión impresa y online – y la televisión (ambos con 55%), mientras que los contenidos de redes sociales son considerados no confiables por un 55% y confiables por un 32%. En el caso de la radio, en Finlandia tiene un 93% de aprobación, un 91% en Dinamarca y un 88%  en Suecia. En cuanto a los diarios, en Finlandia tienen un 88% de credibilidad, un 85% en Dinamarca y un 83% en Holanda. Por el contrario, en Croacia alcanzan a un 40%, en Chipre a un 39% y en Grecia a un 33%). En el caso de la televisión, los países que consideran que es más creíble son nuevamente Finlandia (90%), Dinamarca (89%) y Suecia (82%). En Francia, por el contrario tiene un 41% d eaprbación, seguida por España (31%) y Grecia (16%). En cuanto a redes sociales, la gran mayoría de los europeos la consideran un soporte no confiable. Lideran esa mirada Suecia (80%), Holanda (73%) y Finlandia (68%).

eurobarometro-2016-diversidad-autonomia-4

En cuanto a los organismos de regulación de los medios audiovisuales, solo el 31 % de los europeos admitió conocer el organismo nacional. De ellos, el 21% dió el nombre correcto, mientras que el 10% se equivocó al nombrarlo.

eurobarometro-2016-diversidad-autonomia-5

A nivel europeo se considera que el ente regulador de los medios audiovisuales está libre de presiones políticas y económicas según un  37% de la población. El 46% considera que no es libre de presiones. Los países donde estos organismos tienen mejor reputación en este aspecto son Finlandia (76%), Holanda (67%), Dinamarca (56%), Suecia (55%) y Austria (51%). Los peor evaluados, Letonia (24%), Grecia (19%) y España (14%).

eurobarometro-2016-diversidad-autonomia-6

Un nuevo gigante de las comunicaciones viene asomando

Un nuevo gigante está naciendo en el campo de las telecomunicaciones y de la generación de contenidos. Una vez más. En este caso se trata de la fusión de AT&T y Time Warner, en una operación calculada en cerca de 85.000 millones de dólares. Si bien el horizonte que asoma es de un nuevo proceso de concentración, las dudas también asoman en cómo será la conformación del nuevo mega grupo de comunicaciones. AT&T obtuvo 132.000 millones de dólares de ganancia en el año 2014 (en el año 2015 ocupó el puesto 23 en la listade empresas a nivel global), mientras que Time Warner tuvo 28.000 millones de dólares en 2015 (27.000 en 2014). No necesariamente se da el círculo virtuoso de quienes favorecen este tipo de sinergias ansiadas (1 + 1 =3). Una experiencia concreta la atravesó la propia Time Warner cuando en el año 2000 concretó la fusión con AOL, la más grande hasta ese momento en el panorama empresario de los Estados Unidos.  El resultado fue lejos de los previsto, tan es así que ahora la empresa se embarca en una nueva megafusión. La coexistencia de culturas organizacionales diversas en megacoporciones no es algo sencillo de gestionar. AT&T también ha buscado tener una posición dominante en el campo de las telecomunicaciones desde hace al menos dos décadas. Las motivaciones hacia esta nueva fusión es clara y viene de las “empresas de garage” como Google o Facebook: en juego está la distribución de contenidos, el index de gestión de los contenidos y la captación de ingresos publicitarios (Google está primero en el año 2015 a nivel global con casi 60.000 millones de dólares, mientras que Facebook está en el quinto lugar con cerca de 11.000). Tanto Google como Facebook pretenden independizarse de los ductos de las telcos. Y tarde o temprano es altamente probable que comenzarán a producir contenidos de alguna forma – quizás aún no imaginada hasta el momento – y no sólamente a editarlos. Este tipo de acciones como la fusión considerada ejercen presión sobre las autoridades regulatorias de los Estados Unidos. Es probable que la nueva empresa tenga que desprenderse de activos por afectar prácticas competitivas. O bien, esta nueva empresa generará cambios sobre patrones de propiedad cruzada, neutralidad de la red y libertad de expresión. Hay un dato no menor cual es que esta fusión es reactiva frente al nuevo escenario empresarial en los Estados Unidos cuyo sector más dinámico está asociado a la nueva generación de empresas comunicacionales. En otras palabras, hay indicadores  de recambio en el establishment empresario del país, algo por cierto no menor. Las consecuencias afectarán las comunicaciones a nivel global y en particular a América Latina, ya que Estados Unidos es una de las fuentes de referencia tanto para los actores corporativos como para los marcos normativos que intenten regular procesos de convergencia inevitables.

att-time-warner-merger-2016

Las “afinidades electivas” de AT&T y Time Warner según el Wall Street Journal.

Penas y esperanzas de la libertad de prensa en China

El régimen del Partido Comunista y la combinación con una economía capitalista en dterminados nichos genera tensiones en China que aún no se sabe cómo serán resueltas. Esta tensión se muestra a las claras en la acción de los medios y los periodistas chinos. China es considerada por organizaciones globales como el Committee to Protect Journalists, Reporters sans Frontières, Human Rights Watch o Freedom House dentro de los países donde la libertad de expresión está severamente afectada. En febrero de este año, el presidente Xi Jinping visitó el Diario del  Pueblo, vocero del Partido Comunista y reclamó absoluta lealtad a los periodistas para con el partido, lo cual fue entendido como un llamado a la censura a otros medios. Esto no quita que haya resquicios dentro del sistema para voces disidentes. Un acaso es el diario con subvención estatal  Pengpai, que por momentos puede sostener una línea discordante con la sostenida por el régimen chino. Otro caso es el del diario de Hong Kong South China Morning Post (SCMP). Este medio reconocido por su calidad periodística ha sufrido un proceso similar al Washington Post: mientras que el diario norteamericano fue adquirido por Jeff Bezos, dueño de Amazon, el diario chino lo fue por Jack Ma, el dueño de Ali Baba, la versión china de eBay. Si bien el SCMP es editado en inglés, tenía una versión en chino online que sorpresivamente se cayó. este suceso fue considerado como un acto de censura por parte de periodistas y medios occidentales. En el plano de las redes sociales, es creciente la difusión de contenidos críticos hacia lo existente en plataformas locales como Miaopai o WeChat, que por ahora pueden evitar el control de los contenidos allí emitidos. El gran desempeño económico del país en los últimos treinta años ha permitido crear un consenso según el cual no hay que tocar demasiadas cosas a nivel político, económico y social. En el caso de una caída de las expectativas de inclusión, los escenarios en China están abiertos y eso afectará sin dudas a la libertad de expresión y de prensa en el país.south-china-morning-post-front-page

Tapa del South China Morning Post