Archivo de la etiqueta: Culturas Digitales

Una matriz para ayudar a comprender qué pasa con los diarios

Un artículo publicado en el Harvard Business Review ofrece una buena herramienta tanto para distinguir aquello que está sucediendo con los medios así cómo encarar una posible salida a la situación de desconcierto en la cual viven actualmente. El mismo se denomina How likely Is Your Industry to Be Disrupted? This 2×2 Matrix Will Tell You y es firmado por Omar Abbosh, Vedrana Savic y Michael Moore. El artículo distingue cuatro categorías según las cuales un área de negocios una empresa está en este momento “disrupted” como la susceptibilidad de que lo sea en un futuro cercano. Por “disrupted” el artículo entiende que una empresa pequeña con pocos recursos pueda desafiar a una empresa establecida en un determinado rubro. Estas categorías son a) durabilidad; b) vulnerabilidad; c) volatilidad; d) viabilidad.  El estado de durabilidad se entiende como aquellas industrias que tienen un bajo nivel de afectación por un nuevo actor ahora y en el futuro cercano. Los casos considerados son las bebidas alcohólicas o las fábricas de neumáticos. Por vulnerabilidad los autores comprenden aquellas compañías que tienen una posición privilegiada y que garantiza su posición debido a los altos costos de que ingrese una nueva, pero que están sometidas a una presión en cuanto a costos y a innovación tecnológica. Sería el caso del área de la salud. Por volatilidad se entiende el escenatio que afecta a industrias que están sometidas hoy a una competencia profunda y que esta aumentará en el futuro cercano. Son casos destacables aquí las tensiones entre los taxis y Über y los hoteles con Airbnb. Finalmente, por viabilidad se destacan aquellos campos donde se está en situación crítica, pero una refundación de la actividad puede fortalecerle. El caso citado por los autores es el de los diarios tradicionales y citan como ejemplo el del New York Times. Para los autores, el NYT es un ejemplo de estar en constante innovación para mantener sus públicos así como avanzar en mercados nuevos ofreciendo constantemente nuevos servicios en el plano digital sin perder la abse de su “core business“. la matriz sería la siguiente:

Anuncios

Riguroso panorama del periodismo argentino

Adriana Amado ha publicado un muy buen paisaje del periodismo argentino en el sitio ConverCom. El informe que lleva por título “Sin noticias del periodismo argentino en el contexto de la convergencia digital” devela el grado de crisis que sufren el periodismo y los medios argentinos. Para ello utiliza resultados de la investigación global de la cual fue parte (Worlds of Journalism) así como datos duros de otras fuentes. Del informe destacamos algunos emergentes que debieran tomarse en consideración. Entre ellos, que no hay datos fehacientes sobre la cantidad de periodistas que hay en el país, así como dónde y cómo trabajan – hay un tema aquí es la delimitación de la profesión de “periodista” en un mundo borroso y en un país en el cual no hay colegiación de los mismos -; los periodistas que trabajan en medios comunitarios o universitarios son quienes peores condiciones de trabajo tienen; en términos relativos hay una destacada presencia de mujeres que se definen como periodistas, tanto en su número como en equidad de condiciones frente a los hombres – mejor que la planta regular estatal -; hay un número apreciable de periodistas que trabajan en medios estatales vía convenios con universidades, lo cual plantea dudas sobre las condiciones en las cuales se encuentran legalmente y quién es el empleador; y, la caída en puestos de trabajo en el área de edición e impresión comienza en el 2009, no es un fenómeno del último año. El trabajo finaliza con conclusiones firmes y que cuestiona tanto ciertos supuestos existentes como el abordaje que se hace sobre periodistas y medios (está bueno recalcar que es reiterada – y acertadamente – la separación de unos y otros a lo largo del trabajo): “el periodismo fue una de las primeras profesiones en integrar prácticas de la nueva economía pero lejos de ofrecerse marcos legales para los nuevos contextos muchos vieron los cambios como una amenaza y se abroquelaron a conquistas de un mundo que ya no es, tratando de mantener funciones que ya no existen o enseñando sistemas de medios que no volverán“. El artículo también sugiere que los propios periodistas debieran conocer más del propio contexto en el cual actúan y cómo es su entorno, observación que es atinente en una profesión cuya actividad básica es la de formular preguntas.

Derrotero de la ocupación en el periodismo argentino en el contexto del país

A nivel global, los públicos reclaman medios no politizados

El Pew Research Center ha publicado una nueva investigación basada en encuestas sobre la relación entre públicos y medios. En este sentido, el trabajo coordinado y dirigido por Amy Mitchell, Katie Simmons, Katerina Eva Matsa y Laura Silver nos aporta datos de base cuantitativa que permiten aproximarse a un abordaje comparativo. El trabajo es de alcance global e incluye la Argentina. En un contexto donde la “posverdad”, las “fake news” y los periodismos “comprometidos” y “militantes/partisan” están bajo discusión, esta investigación nos sugiere algunas afirmaciones de relevancia. En primer lugar, los públicos siguen reclamando periodistas y medios que no favorezcan posturas partidistas desde el punto de vista político. Sólo el 20% a nivel global acepta la partidización de periodistas y medios. Y son críticos respecto a esta actitud por parte de quines hacen periodismo.

En a Argentina, sólo el 37% de quienes cosnumen medios consideran que medios y periodistas trabajan bien y alejados de influencia partidista. De los países relevados en América Latina, sólo Chile está por debajo.

Aimismo, de lospaíses relevados en América Latina, Brasil y la Argentina están a la cabeza en buscar Internet para informarse.

Por otra parte, América Latina pareceira ser la región más “aislada” ya que se informa básicamente de temas locales y no sobre cuestiones internacionales. Es interesante las consecuencias políticas y culturales que surgen de estos datos.

Luego, Chile y la Argentina encabezan en la región el pelotón de países cuyos públicos consideran que los medios y los periodistas no deben orientarse políticamente al  hacer periodismo.

No es de extrañar que en ambos países al mismo tiempo se considere que los medios y los periodistas tengan la menor acepatción en cuanto a considerar que realizan bien su trabajo.

En cuanto a cómo actúan las empresas de medios, el público más crítico de la región es el de Colombia, seguido por Chile y Argentina.

Estos datos son similares en cuanto a la opinión de un equlibrio en cuanto a ofrecer perspectivas políticas por parte de las empresas de medios: Chile, la Argentina y Colombia son los caso más negativos.

En al Argentina, quienes aoyan al gobierno en general están satisfechos con la acción de las empresas de medios., aqune queesta satisfacción es moderada frente a quienes no lo apoyan. Hay que señalar que el trabajo de campo se realizó en el 2017.

A grandes rasgos, hay una fuerte correlación a nivel global entre apoyo al gobierno y confianza en los medios. Esto debe tomarse con reservas, ya que el carácter de los sistemas políticos es muy dispar a nivel global así como la propiedad y organización de los diferentes sistemas de medios.

El informe completo puede ser consultado clickeando aquí.

Google y Facebook fortalecen su poder en publicidad

Una proyección reciente muestra que los grandes operadores en publicidad online y en general son Google y Facebook. Para este año 2017, la proyección en base a datos de mercado supone que entre ambas empresas llegarían a cubrir a nivel global el 61% de los ingresos publicitarios en soportes online. Si se considera todos lo soportes ambas empresas absorben el 25% de los ingresos publicitarios globales. Los datos fueron elaborados por el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung y Statista. Es en este último plano, la torta global publicitaria, donde ambas empresas ganan cada vez más terreno debido al incremento del consumo de contenidos online. Ambas empresas pasaron de controlar el 9% de los ingresos totales globales al 25% proyectado en 2017.

Una muestra que la tendencia es a que esto se pronnucie en los próximos días es, por caso, que la televisión sigue perdiendo terreno frente a los consumos audiovisuales digitales. Gran parte de los ingresos van a YouTube que es propiedad de Google.

La Argentina bien posicionada por libertad en redes

El think tank estadounidense Freedom House ha publicado el informe sobre libertad en las redes correspondientes al año 2017. El título de este año es “Manipulating Social Media to Undermine Democracy” (Manipular las redes sociales para erosionar la democracia).  El trabajo apunta en particular a observar prácticas dentro de las redes sociales y contra dispositivos móviles o bien para alterar un libre debate sobre temas por parte de gobiernos o grupos organizados o bien por disponer censura de manera abierta por las autoridades de un país. Los peligros que hacen a la libre deliberación considerados en el reporte son: 1) la existencia de agentes pagos por gobiernos, 2) la propaganda – en términos anglosajones que supone mensajes con un sentido manipulatorio – gubernamental diseminada en las redes, 3) la existencia de bots políticos, 4) la difusión de “fake news” o noticias falsas durante procesos electorales, y 5) el “secuestro” de cuentas. El mapa de los países relevados muestra lo siguiente:

Y la proporción de la calificación por países es la siguiente:

El cuadro sería diferente si se considera la población de cada uno de ellos. Resulta que la amplia mayoría de la población mundial vive bajo condición de no libertad o libertad parcial en las redes.

Es destacar que la libertad en las redes no está asociada al grado de penetración de Internet en el país ni a sus niveles de riqueza (PBI per cápita) como bien muestra este gráfico.

A diferencia de otros campos que  hacen a la libertad de expresión, la Argentina se encuentra bien posicionada en este informe ya que está dentro del grupo considerado “libre” (“free). El país lidera el ránking en América del Sur, aunque es necesario destacar que Chile y Uruguay no fueron evaluados.

Aquello destacable del informe es que es particularmente bénevolo en los puntos 1) la existencia de agentes pagos por gobiernos y se reconoce 3) la existencia de bots políticos. Este último fenómeno sí se ha registrado en las redes en cuestiones vinculadas a la vida pública en la Argentina, mientras que del primero hay serias sospechas aunque no pruebas concluyentes. La recolección de datos en la Argentina fue realizada por la Asociación por los Derechos Civiles (ADC). Este es el cuadro global que incluye al país.

El informe registra ataques técnicos en el país contra grupos opositores y organismos de derechos humanos como única actividad manipulativa en las redes.

Con relación al informe anual sobre libertad de prensa (Freedom of the Press) que publica el mismo think tank, la Argentina está mejor posicionada en libertad en redes.

De cómo los medios activan temas en la opinión pública

Un nuevo trabajo de investigación nos aporta luces de cómo se activa la opinión pública en diversos temas que hacen a lo público. El trabajo desarrollado por Gary King, Benjamin Schneer y Ariel White se denomina “How the news media activate public expression and influence national agendas” y fue publicado por la revista Science. El proceso de investigación fue particular ya que para ver la influencia de los medios en activar determinados temas de alcance nacional – once fueron los elegidos – se requirió el apoyo de medios chicos y medianos de Estados Unidos. El método de trabajo fue muy cuidadoso al momento de “implantar” un tema y registrar que sucedía con el mismo. Es por ello que se trató de controlar lo mayor posible las variables en juego para acercarse a una sitiación de experimento de laboratorio. Se observó la repercusión de las piezas periodísticas en la audiencia vía Twitter en subgrupos predefinidos para conocer el impacto de estos artículos en los mismos. Estos fueron si las personas adscribían al partido Republicano o al Demócrata, o no registraban adscripción partidaria; en regiones del país (Noreste, el “MidWest“, el Oeste y el Sur), el género, y el grando de influencia de Twitter.  Los resultados obtenidos mostraron que de los temas considerados – como política pública en educación, inmigración, cambio climático y otros de caracter controversial – se encontró que el aumento de tráfico de discusión sobre los mismos aumentó un 63 % a partir de lanzado el tema vía los medios. Asimismo, se registró cambio de posiciones en un 2,3%.

En todos los subgrupos se registró, en mayor o menor medida, un incremento en la activación del debate sobre los temas considerados.

Aquello destacable de este trabajo es que los medios tienen un impacto en la activación de temas en la sociedad y que incluso medios pequeños y medianos pueden condicionar la discusión de temas que hacen a la conformación de la opinión pública de un país.

Una foto de alta definición sobre el uso de tecnologías por las redacciones y los periodistas

El International Center for Journalists (ICFJ) publicó un trabajo de alcance global sobre el uso de nuevas tecnologías en las redacciones. Más de 2700 periodistas de 130 periodistas formaron parte de la investigación, que se realizó con apoyo de Storyful, Google News Lab, SurveyMonkey y con el programa Communication, Culture and Technology de la Universidad  de Georgetown. A grandes rasgos se destaca que se usa muy poca tecnología en las redacciones; los editores y jefes están más calificados en nuevas tecnologías que los periodistas;  la mayoría de las redacciones no se adaptó a los cambios tecnológicos; y finalmente, los periodistas disponen de pocos de dispositivos tecnológicos. a pesar de esto, hay grandes avances en la digitalización en las redacciones, en particular en Rusia y ex países miembros de la Unión Soviética. En las redacciones hay una tendencia a no chequear información de las redes sociales. Al mismo tiempo hay un déficit de seguridad en las conexiones y dispositivos. En le plano de los ingresos, la publicidad tradicional sigue estando en primer lugar, seguido por el contenido esponsoreado. A su vez, hay déficit de formación en las redacciones en materia de periodismo de datos y uso de redes sociales.

América Latina tiene un perfil de redacción similar alas de América del Norte, primando redacciones híbridas entre lo tradicional y lo digital.

En cuanto a los usos de redes sociales por parte de las redacciones y los periodistas, en América Latina manda Facebook, seguido por Twitter.

En América latina, en el último año, las redacciones permanecieron como estaban o se redujeron.

Los periodistas son reclutados en América Latina para trabajr material digital, publicar en varios soportes y usar material de dispositivos móviles.

Las redacciones de América Latina no son quienes reciben mejor formación en nuevas tecnologías, pero tampoco son de las peores a nivel global.

Globalmente, las redes sociales se usan para expandir las audiencias.

Asimismo, los periodistas usan las redes sociales antes que nada para chequear noticias de último momento.

En cuanto a las métricas, la más usada es la vista de página.

En cuanto a los ingresos, la publicidad y el contenido esponsoreado priman sobre las sucripciones.

Finalmente, los mayores desafíos para las redacciones latinoamericanas son los cambios en los ingresos y cómo generar ganancias, y la atracción de las audiencias.