Archivo de la etiqueta: Sistema de Medios

Los jóvenes europeos se alejan de los medios públicos

Una nueva investigación del Pew Research Institute sobre consumo de medios en Europa muestra que los jóvenes consumen noticias mayoritariamente desde plataformas digitales. Asimismo, tienen una actitud marcadamente crítica sobre los medios y las noticias que los adultos mayores. La mayor brecha generacional se da en Dinamarca, mientras que en Alemania es donde este fenómeno está menos presente.

En cuanto a la fuente de acceso a noticias, las plataformas online son las preferidas por los jóvenes, mientras que la televisión es el medio que más usan los mayores de 50 años para acceder a información.

Los jóvenes de Dinamarca e Italia son entre los países europeos considerados quienes encabezan el consumo de noticias a través de soportes digitales.

Sí es intersante y este no es un dato menos, que los jóvenes son quienes menos optan por los medios públicos para acceder a noticias.

No hay brecha etaria al momento de considerar a las noticias como algo importante para la sociedad.

A pesar de no consumir diarios sobre papel, los jóvenes valoran bastante más que los adultos mayores las marcas de los diarios y revistas tradicionales.

Finalmente, es en Alemania, Suecia y Gran Bretaña donde los jóvenes tiene mayor desconfianza hacia los medios públicos.

Anuncios

Latinobarómetro 2018: Redes, medios, instituciones y democracia

La edición de  2018 de la encuesta de Latinobarómetro trae datos muy interesantes y útiles sobre el estado de la democracia en América Latina, así como de la percepción sobre sus instituciones, medios de comunicación y uso de redes sociales. La democracia se encuentra en su mínimo histórico reciente como régimen político preferido.

Entre los países de relevancia en la región, la aprobación es muy baja en México y Brasil.

En cuanto a redes sociales, quienes usan LinkedIn son quienes más prefieren vivir en un sistema democrático, mientras que en Snapchat están quienes menos la prefieren.

A nivel regional, la Iglesia es la institución de mayor prestigioso, mientras que los partidos políticos, la que tiene menor aceptación.

Asimismo, dentro de las instituciones públicas y privadas, los medios de comunicación tienen la mayor aceptación, mientras que los sindicatos están peor posicionados.

En la Argentina, la percepción sobre los medios está en una posición intermedia, si se la compara con otros países de peso en la región.

En cuanto a redes sociales y acceso a la información on lines, un 89% tiene un teléfono celular; un 47% dispone de un smartphone; un 44% tiene conexión fija a Internet y un 43% tiene una computadora (notebook o de escritorio).

El servicio de mensajería Whatsapp es la red más difundida en la región seguida de Facebook.

Finalmente, en la Argentina las redes de mayor aceptación son Whatsapp, Facebook y YouTube.

A los medios privados europeos les es difícil interactuar con Facebook

Un trabajo reciente del Reuters Institute for the Study of Journalism titulado Private Sector News, Social Media Distribution and Algorithm Change, revela aspectos muy interesantes acerca de la relación entre las grandes marcas de noticias de medios privados europeos y su vinculación con el campo digital. Los emergentes del trabajo muestran los esfuerzos de estos medios privados para vincularse a soportes digitales con el fin de expandir volúmenes de distribución, ya sea usando redes para llegar a lectores, promocionando sus páginas web o tratando de conseguir suscripciones. Hasta el momento, la efectividad de monetizar a través de estas vías ha sido baja. Facebook sigue siendo la plataforma más efectiva de distribución, lo cual lleve a las empresas periodísticas al riesgo de depender de una sola red social, por o cual optan por diversificar en varias, por caso,  Twitter o Instagram (perteneciente a Facebook).  Instagram es la red social en alza para la distribución de noticias. La investigación es cualitativa con entrevistas a posiciones de dirección en medios de Alemania, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Italia y Polonia que tienen la siguiente particularidad en el consumo de noticias a través de redes.

Estos fueron los medios considerados.

El modelo de negocio de los diferentes medios considerados es graficado de la siguiente manera, entre optar por distribcuión en plataformas externas, favorecer la propia o favorecer la suscripción.

Así son consideradas Facebook, Twitter e Instagram

La interacción con las audiencias en algunos medios es la siguiente.

En cuanto al uso de la red Facebook para postear videos, esta es la relación entre frecuencia de posteos diarios y la centralidad del material audiovisual.

Finalmente, este fue el resultado para los medios luego del cambio de algoritmo decidido por Facebook, que pasó a privilegiar el contenido volcado por los usuarios antes que el inserto en la red por las empresas de medios.

A grandes rasgos, los medios tuvieron que aumentar el número de posteos para tratar de mantener el nivel de interacción con las audiencias.

 

La campaña electoral de Brasil en las redes

A horas de la primera vuelta de una elección presidencial en Brasil por demás particular ya que, por un lado, el político con mayor apoyo al comienzo de la campaña – Luiz Inácio Lula da Silva –  fue inhabilitado por la justicia por cumplir una condena fundada en corrupción, y por otro, el candidato legalmente admitido con mayores probabilidades de ganar  – Jair Bolsonaro – es de extrema derecha, diversos informes sobre la campaña en las redes nos muestran particularidades por demás interesantes. El primer informe, realizado por el Oxford Internet Institute revela algunos datos interesantes. La investigación trató de avanzar sobre en qué medida existen fake news o uso manipulador de información de las redes a partir de dos datos previos. El primero es que el 66% admite que las redes sociales son su principal fuente de acceso a noticias. Asismismo, el 56% de los votantes considera que las social media influencian su decisión en alguna medida. En base a esto, la investigación llegó a que sólamente el 1.2% de los contenidos que circulaban en Twitter durante la campaña eran parte de una campaña sucia o podría ser tildado de fake news. Esto es de sumo interés ya que Brasil se tomó la curiosa y sensiblemente riesgosa medida de sumar al ejército del país en la tarea de controlar la existencia de fake news en las redes durante el proceso electoral; habida cuenta el papel de los militares en la historia del país y de América Latina, esta medida abre horizontes de dudoso porvenir hacia el futuro. Al mismo tiempo, Alto Data Analytics publicó una serie de resultados que surgen del análisis de las socialmedia vinculados a la campaña electoral. Entre los emergentes, consideraremos algunos. Por un lado, el alto nivel de polarización política entre la izquierda (PT, Lula) y la derecha (Jair Bolsonaro).  Este fenómeno ya había sido advertido aquí hace dos meses.  Es Bolsonaro quien se ubica en el centro de los debates en Twitter (recordemos el efecto de earned media que ayudó a la victoria de Donald Trump en Estados Unidos).

La política brasileña se ha vuelto altamente personalista. Jair Bolsonaro, en ese contexto, es el candidato con mayor pesencia en las redes.

Sin embargo, los usuarios que generan el mayor tráfico pertenecen a un espacio de izquierda-centroizquierda.

De producirse una victoria electoral en primera ronda de Bolsonaro, tal como está pronosticada por diversas encuestas, estaríamos ante la situcación, o bien que las redes no influyen significativamente en las elecciones, o bien, que hubo un efecto de earned media en favor del candidato de la derecha. Esto es, que la centroizquierda jugó no intencionadamente a favor de Bolsonaro al colocarlo en el centro de la disputa electoral. Como tercera opción surge una combinación de ambas. Sí es destacable que el espacio de la derecha ha tenido una mayor concentración de usuarios de alta actividad.

Como dato de color, el espacio de izquierda ha tenido la mayor cantidad de usuarios del extranjero, básicamente de la Argentina y Venezuela. Finalmente, en cuanto a los contenidos con base en sitios de noticias online, los cinco con mayor presencia en redes fueron UOL, O Antagonista, Globo, Brasil247 y Renovamidia. En el noveno puesto se encuentra la página de Lula, y en elduodécimo la del PT- Partido dos Trabalhadores, lo cual habla de un uso de páginas partidistas propias en la campaña sin pasar por sitios de noticias o periodísticos.

Las redes sociales como sistema planetario

El mundo de las redes sociales o social media es clave hoy para comrender la comunicación social. El sitio Visualcapitalist ha ampliado la visión de mundo (o de campo si se utiliza el término de Pierre Bourdieu) al de universo para traducir gráficamente la dimensión que tienen hoy estas redes a la metáfora de un sistema solar. El resultado es muy bueno. Por unlado, por la claridad de la visualización de lo que se pretende representar; por tor, porque incluye redes sociales de China, algo que no suele asomar en Occidente en el debate acerca del impacto de las redes sociales. La perspectiva planetaria por empresas nos ofrece el siguiente cuadro

Facebook es lejos la red social y la empresa dominante en este sistema planetario. Facebook per sé se encuntra en el primer lugar. Además, la empresa que es propiedad de Mark Zuckerberg controla Whatsapp (tercer puesto), Messenger (cuarto) e Instagram (sexto).  Si aplicáramos la ley gravitatoria de Isaac Newton a este sistema planetario, la masa y la poca distancia de estos planetas (en manos de Zuckerberg) genera un campo de gravedad que arrastra a otros planetas más pequeños. Desde otra perspectiva, si tomamos el origen nacional de las redes, estamos frente a un mundo crecientemente bipolar dominado por Estados Unidos y China. Estaríamos frente a un escenario que tiene algunas similitudes con la Guerra Fría, pero limitado al ámbito de las redes sociales. Esto nos muestra que las redes sociales son lo suficiente grandes y están a una distancia apreciable, por lo que permiten mantenerse en relativa situación de equilibrio.

Los datos sobre el número de usuarios de las veinte redes sociales más importantes nos ofrece el siguiente ránking.

 

La polarización política en Facebook afecta también a Brasil

Este año hay elecciones presidenciales en Brasil y los escenarios acerca de cómo serán están caracterizados por un alto grado de incertidumbre. El dato central es sí finalmente estará habilitado por la justicia para postularse el candidato del Partido Trabalhista (PT), Luiz Inacio Da Silva (“Lula”), quien se ubicó al frente de los sondeos al momento de lanzarse la campaña presidencial. En este contexto, Pablo Ortellado y Márcio Moretto Ribeiro realizaron un trabajo acerca de las preferencias políticas en redes sociales. Tomaron soporte para la investigación a Facebook ya que el 52% de la población urbana del país la considera como la vía preferencial de acceso a noticias. Un trabajo desarrollado por los investigadores en el año 2013 les permitió definir seis comunidades de usuarios en función de las páginas visitadas: a) partidos y políticos conservadores; b) partidos y políticos de izquierdas; c) grupos duros contra el crimen (“mano dura”); d) grupos anti corrupción; e) movimientos progresistas; y f) grupos en favor del medio ambiente y derechos humanos. El resultado del cuadro evidenció una fuerte polarización entre derecha e izquierda, en el plano de los grupos políticos organizados, pero no tanto en el campo de la sociedad civil.

Esta cercanía en el plano de la sociedad civil se mantenía en el año 2014.

Sin embargo, en marzo de 2016 los datos obtenidos muestran que la polarización eistente en el campo político se expandió hacia el campo de la sociedad civil. Esto es, la polarización política absorbió aquellos intereses y demandas que no estaban atados a la disputa político-partidaria.

 

Los autores tienen ahora como objetivo avanzar en trabajos similares sobre Estados Unidos y la Argentina para considerar estos casos como grupos de control.

La existencia de diarios locales mejora las finanzas públicas de las ciudades

Un muy interesante paper académico publicado por Pengjie Gao, Chang Lee y Dermot Murphy nos mustran una faceta no considerada hasta el momento sobre el impacto del cierre de diarios en papel locales. En el trabajo titulado Financing Dies in Darkness? The Impact of Newspaper Closures on Public Finance, los autores muestran que el cierre de diarios locales encarece las finanzas y el costo de los bonos municipales. Para ello tomaron condados de Estados Unidos donde se produjo el cierre de diarios en papel y otros donde esto no ocurrió. El resultado obtenido es que en aquellos condados que se vieron afectados por un cierre pronunciado de diarios en papel aumentó el costo de endeudamiento vía bonos locales. Esto es, el financiamiento municipal se vio afectado por no tener un alguien que controle su accionar en el plano de las finanzas públicas. En este sentido, los diarios no funcionarían únicamente desde la visión clásica del watchdog o perro guardián cuyos controles sobre la cosa pública mejorarían las condiciones de ciudadanía y así contribuirían a ejercer accountability sobre los gobernantes. No serían simplemente un factor que contribuye a la consolidación de una poliarquía – o democracia consolidada actual – como sostiene Robert Dahl. Según este paper, además de esto, los diarios locales también funcionarían como un evaluador de riesgo, al menos de modo indirecto. Al existir un medio local que vigila el desempeño de las autoridades municipales, supondría que este monitoreo también afecta al control en la gestión de las finanzas públicas. Ergo, una autoridad local que está sometido a la mirada de un diario local debe ser más cauteloso con las finanzas locales y de esta manera es más eficiente y eficaz en el gasto. Los autores sostienen que los portales en Internet no tienen el mismo impacto sobre el control de la cosa pública que los diarios. Se abre un nuevo cariz acerca del rol de los diarios sobre papel y su declive que, de modo fractal, se proyecta de las gestiones municipales hacia las provinciales/estaduales e incluso las nacionales.

Diarios cerrados, comprados o transformados en semanarios en Estados unidos entre el 2004 y el 2016